Solos o en compañía de la competencia

25 Feb

La exclusividad es sin duda uno de los principales objetos de deseo de cualquier responsable de marketing. Asociar este término a una marca le confiere un valor añadido tan ansiado como pocas veces conseguido. Es precisamente la dificultad de “impregnar” a un producto o servicio con este sello de distinción, lo que lo hace ser tan codiciado. Pero seamos sinceros: ser único en una sociedad de consumo es algo casi imposible, a lo más que podemos llegar es que los consumidores se sientan diferentes porque son portadores de algo a lo que pocos tienen acceso, un privilegio marcado fundamentalmente por el precio.

Nada más lejos de nuestra intención que profundizar en los paradigmas del marketing; para eso ya existen dedos más preparados y formados. Esta breve reflexión sobre la exclusividad tiene por objeto, únicamente, distanciarnos del concepto como objetivo irrenunciable en una estrategia de comunicación de producto.

Como ya hemos recalcado en más de una ocasión, una vez conseguido el interés e iniciado el proceso, con una buena historia en manos del periodista, debemos tener en cuenta que es éste el que asume completamente el control. A partir de ese momento, tanto la orientación como los protagonistas quedarán a su criterio. De hecho, es bastante probable que busque otras referencias similares para completar y aportar diversidad a la pieza que elabore.

Esta es la realidad y no debería suponer una reducción en el nivel de las expectativas. Primero porque no necesariamente los compañeros de viaje tienen porqué ser de la competencia –a veces las perchas informativas conforman extrañas relaciones- y segundo, porque habitualmente los profesionales de los medios de comunicación suelen “agradecer” la idea del reportaje con una ubicación destacada dentro del mismo. Además, conseguir el contacto más directo que hemos logrado con el periodista puede provocar futuras apariciones auspiciadas por otros y relacionadas con nuestro negocio.

Si queremos salir en los medios, enmarcados en un contenido que aporta credibilidad a nuestra marca, debemos perder las reticencias a posibles “asociaciones temporales” con la competencia u otras empresas. Y como aquí lo que nos gusta es predicar con el ejemplo, nada mejor que aportar uno de nuestra cosecha. En este caso aprovechamos una noticia aparecida en medios financieros extranjeros sobre los nuevos fenómenos virtuales –la percha informativa– para iniciar una acción de comunicación de producto que el periodista entendió que se podía explicar mejor desde diferentes puntos de vista, entre ellos –por supuesto- el de un portavoz de nuestra compañía. En definitiva, el objetivo era posicionar nuestra empresa como un referente en el sector. Y lo conseguimos.

Anuncios

Una respuesta to “Solos o en compañía de la competencia”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Buenas compañías | BUSCANDO LA PERCHA - marzo 14, 2013

    […] ya hemos comentado en post anteriores, en las estrategias de comunicación de producto hay dos factores claves que se deben tener siempre […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: