¿Es rentable salir en los medios?

13 Ene

La Comunicación de Producto es rentableEl otro día, en una de las múltiples comidas navideñas con las que torturamos a nuestros sufridos y nunca bien valorados estómagos, nos vimos de repente y sin que mediara provocación alguna, en el mismísimo centro de un fuego cruzado de opiniones poco solventes sobre el objeto de este blog, a saber, la Comunicación de Producto.

Decimos que no entraba dentro de nuestros planes plantear controversia sobre este particular no porque nos guste poco la argumentación sobre un tema que nos apasiona, independientemente de las personas que participen en ella –el debate es nuestra pasión-, sino más que nada porque ni el foro, ni mucho menos el momento o el estado de nuestras neuronas eran los más adecuados para ello.  No obstante, mientras esquivábamos con soltura sandeces y obviedades nos dio de lleno una cuestión sobre la que quizá no hemos reflexionado lo suficiente en este blog. Nos referimos al paso previo para que este tipo de estrategias siquiera se planteen, que no es otro que plantar en los ámbitos de decisión la semilla de la pertinencia, convencer de sus beneficios y, en definitiva, de “vender” su rentabilidad.

Obviamente, existe un preliminar incluso anterior que es el mero conocimiento de “este tipo de estrategias”. Daremos por bueno en este momento saltárnoslo aduciendo impulsos joviales ya más que superados y una ingenuidad poco verosímil para seguir profundizando en cómo “cultivar” el germen de la “necesidad”. Bien, una vez ubicados, he aquí el problema: tenemos que convencer a alguien que se dedica a vender productos o servicios de que aparecer como objeto directo o indirecto en una noticia, artículo o reportaje de un medio de comunicación va a resultar beneficioso para su negocio –en nuestro caso, incluso, le pediremos una contraprestación si  conseguimos que “le saquen”-. Ahí queda eso.

En efecto, no contentos con tener que ejecutar una tarea harto complicada como es convertir en hecho noticiable “la esencia o el entorno” de una empresa, marca, producto o servicio, previamente debemos armarnos de argumentos para justificar que puede ser “rentable”. Aquí es donde se presenta vestido de negro y con maletín el famoso señor ROI, un tipo cuya silueta se ve a veces difuminada por el “humo” e incluso solapada por otras siglas mucho más inconcretas.

Es obvio (ya lo hemos señalado en otras ocasiones) que la rentabilidad o el “retorno” puede traducirse en notoriedad, popularidad, reputación y “otras chicas del montón”, pero al final lo que se busca es incrementar la “cuenta de resultados”, es decir, más ventas. El éxito, por tanto, no sólo será que nos “saquen”, sino que gracias a ello “vendamos más”. Por supuesto hay muchos caminos que finalizan en esta meta y para llegar a ella la comunicación es sin duda fundamental, pero no por ello debemos perder la referencia de cuál es el objetivo último de la persona que tenemos al otro lado de la mesa…

De ahí que sea tan importante la elaboración de un plan, la definición de una estrategia y la adecuación de ambos a las peculiaridades diversas de cada trabajo. La rentabilidad de la aparición en un informativo de televisión será muy diferente para una mercería de barrio que la de una startup que acaba de lanzar una nueva aplicación para smartphones.

En definitiva: la Comunicación de Producto siempre es rentable, pero hay que dimensionarla y adecuarla a cada caso. Sólo así se evitarán frustraciones innecesarias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: